Mexicanos en fiestas

Después de la saturación de las fiestas del Bicentenario, los mexicanos nos quedamos con mal sabor de boca. Un gran despilfarro para celebrar casi nada. Muy pocos nos sentimos orgullosos de nuestras tradiciones, de los héroes nacionales, de ser mexicanos. Con el Día de Muertos pasa algo similar. Una gran parte de la población celebra el Halloween, en fiestas que nada tienen que ver con las tradiciones mexicanas de la ofrenda , las calaveritas, los dulces típicos de temporada y la visita al panteón. En el Día de Brujas a la mexicana es posible ver a niños con todos los disfraces imaginables pidiendo golosinas y amenazando con “dulce o travesura”.

En un par de semanas festejaremos el centenario de la Revolución, que comenzó el 18 de noviembre justo en la ciudad de Puebla. Las personas están más preocupadas por el puente, y por si será posible que además del lunes 15 se suspendan las clases también el viernes 19, que por recordar qué se consiguió con esa lucha armada en nuestro país.

Deberíamos sentirnos mexicanos más allá de las conmemoraciones de la Independencia, el Día de Muertos y la Revolución. Nuestro país tiene una riqueza cultural enorme, que alcanza no sólo para las festividades, sino para llenarnos de orgullo cada uno de los 365 días del año.

Tampoco se trata de tener una perspectiva idílica de la celebración a la mexicana, con huipiles y rebozos. Podemos demostrar nuestro orgullo al asistir a actividades como el Revolucien, en cuyo marco se llevó a cabo recientemente el concierto de las “Revoluciones de la música mexicana” , con obras de Lavista, Revueltas y Ponce. Muy mexicano.

Comments are closed.