El que mucho abarca, poco aprieta

EDITORIAL

La educación superior en México no es un derecho, es un privilegio. El porcentaje de estudiantes que llegan a culminar una carrera es apenas del 2%. A cien años de la fundación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y 70 de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP), se aprecia que el sector educativo en nuestro país tiene un largo camino que recorrer. Existe una crisis formativa aunada a las otras crisis que ya conocemos. Con tanta balacera, pleitos, drogas y corrupción, se nos ha olvidado que la base de un pueblo que se supera está en la educación. En un mundo globalizado como el actual no se puede avanzar hasta la primaria. El camino se tiene que recorrer completo y llegar a la universidad.

Luis Ernesto Derbez, rector de la UDLAP, tiene entre sus planes a futuro crear dos campus más, uno en la Ciudad de México y otro en Veracruz. Expandirse no es malo. Lo malo está en expandirse tanto, que se termine descuidando la base. A la UDLAP le hace falta mucho en su único campus, en especial, en materia de calidad educativa. Confiamos que antes de que la universidad se expanda, se logre la consolidación de un excelente plantel académico con profesores e investigadores críticos, abiertos y con reales ganas de transmitir conocimientos.

Comments are closed.