Ojos cerrados, bocas calladas

EDITORIAL

La madrugada del 1 de septiembre balearon las instalaciones del periódico Noroeste en Mazatlán Sinaloa. El domingo 3 de octubre El Debate de Mazatlán fue el periódico agredido por el crimen organizado. Ser periodista es un riesgo en México. La libertad de prensa es una de las garantías que deberíamos tener, sin embargo, la realidad es distinta. México es el país con más periodistas asesinados en el mundo. Más que en Iraq.

El derecho a estar informados es fundamental en una sociedad. También el derecho a transmitir dicha información, a ser periodista y comunicar qué es lo que está pasando. El crimen organizado ha cerrado la boca de los medios locales, los pocos que se atreven a escribir lo que está pasando son callados a balazos. El miedo también ha cerrado los ojos de la población. Preferimos no denunciar, no hablar, ni siquiera leer sobre la realidad mexicana. La defensa de los periodistas no es un asunto gremial, es simplemente algo que debe surgir natural en la sociedad. Si siguen matando periodistas, los ojos se siguen cerrando, las bocas se siguen callando y la violencia sigue reinando.

Comments are closed.